Las sociedades avanzadas del conocimiento invierten grandes cifras de recursos en investigación porque se considera que esta es una fuente de riqueza, prosperidad, avance social e inversión en un futuro mejor para las generaciones venideras. Es necesario que la planificación en investigación en todos los ámbitos (público, privado y filantrópico) esté orientada a dicha finalidad última que, en el caso de las ciencias de salud, se traduce en lograr más y mejor salud a través de la investigación. Por lo tanto, hay que llegar a las misiones intermedia (generar conocimiento) y última (mejor salud).

Una manera fundamental de dar apoyo a la planificación, priorización y distribución de recursos en investigación es la evaluación. Evaluamos para asegurarnos de que la investigación que se hace cumpla unos altos estándares de calidad, pero también para potenciar la consecución del impacto deseado de la investigación. Es por ello que es imprescindible que haya unos criterios estratégicos de evaluación claros y relacionados con aquello que se quiere conseguir con la investigación que se evalúa.

La evaluación de la investigación

La evaluación de la investigación que lleva a cabo AQuAS está orientada a promover más y mejor impacto social, más allá de la excelencia, que es condición necesaria pero no suficiente. Se trata de evaluación ex-ante, es decir, la evaluación previa al desarrollo de la investigación; la evaluación ongoing o de seguimiento, durante el desarrollo de la investigación; la evaluación ex-post, en el momento del cierre del programa y la evaluación de impacto, que se realiza pasado un tiempo.

La evaluación se lleva a cabo en los siguientes niveles: 1) por áreas de conocimiento, disciplinas, problemas de salud o áreas geográficas; 2) por programas de investigación, como por ejemplo la convocatoria del PERIS o las convocatorias de La Marató de TV3; y 3) por institutos, universidades o fundaciones, ya sea según las líneas de investigación, los grupos investigadores o los proyectos, entre otros temas.

AQuAS tiene una aproximación integral sobre la consecución del impacto en salud a través de la evaluación, capacitación, prospección y empoderamiento ya que se dirige a dos sistemas que parcialmente conviven, que son el sistema de salud y el sistema de investigación en salud. Ello hace que se produzcan unas sinergias en la aproximación a la evaluación que no se encuentran en otras agencias de evaluación de la ciencia.

Algunos ejemplos claros son la transversalidad de la Central de Resultados como instrumento de rendición de cuentas que abarca tanto el ámbito asistencial como el ámbito de la investigación. O la analítica de datos, que sirve tanto para informar sobre necesidades y vacíos de conocimiento, como, a través del proyecto PADRIS, para la cesión de datos cruzados del sistema de salud para la investigación en los centros e institutos de Cataluña, con unos criterios de priorización que incluyen aspectos de impacto, estrategia e investigación responsable.

Por las características fundacionales de AQuAS (históricas y actuales), la evaluación de la investigación de AQUAS ofrece unos aspectos diferenciadores con respecto a una agencia "clásica" de evaluación científica. Son estos, entre otros:

  • La rendición de cuentas y la transparencia.
  • La promoción de mecanismos de detección de necesidades de investigación y priorización.
  • La promoción de la implicación de los actores no científicos.
  • El énfasis en la "investigación sobre la investigación" para identificar puntos de mejora (en el proceso, en el sistema, en los criterios de evaluación y los incentivos)
  • La búsqueda de mejores criterios de evaluación de la parte no académica de la ciencia.
  • Formación y capacitación en evaluación del impacto de la investigación.
  • Comunidad de práctica internacional y local.
Evaluación de la investigación
Evaluación AQuAS
Fecha de actualización:  21.07.2017