Las artroplastias de cadera y rodilla son procedimientos quirúrgicos efectivos que mejoran la calidad de vida de los pacientes, incrementan su capacidad funcional y reducen el dolor. Sin embargo, el recambio tecnológico que existe y la falta de información a largo plazo de muchos de los modelos de prótesis disponibles puede suponer la entrada en el mercado de modelos con resultados por debajo de lo esperado.

La mayoría de registros existentes en la actualidad se hicieron a iniciativa de las sociedades científicas, aunque la financiación es en general pública. Aunque los objetivos de cada uno de los registros existentes han sido enunciados de forma diferente, todos se podrían resumir en: evaluación y difusión de los resultados con la finalidad de contribuir a la mejora de la calidad asistencial. Los registros suecos de cadera y rodilla fueron los primeros en ser implementados a lo largo de los años 70 y a partir de entonces han ido desarrollándose registros en otros países. 

El Registro de artroplastias de Cataluña (RACat) surgió a iniciativa de la Sociedad Catalana de Cirugía Ortopédica y Traumatología (SCCOT), del CatSalut-Servicio Catalán de la Salud y de la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitarias de Cataluña (AQuAS), siendo esta última la encargada de la gestión del proyecto.